Citas y Frases de Vince Lombardi

Recuerdo la primera vez que escuche hablar de “La Hora Lombardi” no entendí hasta que me explicaron que Vince Lombardi era uno de los mejores entrenadores de los Estados Unidos el cual era muy exigente y comprometido con la excelencia, tanto así que exigía puntualidad a la hora de los entrenamientos, quien no llegaba puntual simplemente no entrenaba ese día, por ello se denominó “Hora Lombardi” al hecho de llegar unos 15 minutos antes de la hora acordada (era lo que hacían los jugadores para evitar que perder un entrenamiento).

Vince Lombardi es hoy por hoy recordado como uno de los más reconocidos coaches deportivos de todos los tiempos, en el año 2000 ESPN lo reconoció como Coach of the Century, muchas de sus frases se escuchan aún antes de los encuentros deportivos de los EE.UU. y son utilizadas por diversos coaches no sólo deportivos sino también por coaches que se encargan de diferentes áreas de la vida, de hecho esta recopilación de frases de Vince Lombardi pueden ser útiles para los profesionales del Coaching a la hora de inspirar a sus clientes, estoy incluyendo todas las que me parecieron geniales aunque la mayoría están demasiado enfocadas a la competición.

Es fácil tener confianza en ti mismo y disciplina cuando eres un triunfador, cuando eres el número uno. Lo que necesitas es tener confianza y disciplina cuando todavía no eres un ganador.

Para ganarle a tus oponentes, no tienes que hacerlo de manera estética. Les ganas con lo mejor que puedes dar.

Debes vivir la vida como si ya hubieses muerto y se te hubiese dado la oportunidad de vivirla por segunda vez.


La perfección es imposible de alcanzar, pero sólo los que buscan la perfección son quienes logran alcanzar la excelencia.

Cada pequeño detalle que conocemos de nosotros mismos exige un esfuerzo correspondiente por mejorar.

Ganar no es todo; es lo único.

No perdimos, solo se nos agotó el tiempo.

Podemos lograr muchas más cosas siempre y cuando no creamos que lograrlas es imposible.

Si usted no es disparado con entusiasmo, usted será despedido con entusiasmo.

El precio del éxito es el trabajo duro, la dedicación para el trabajo inmediato, y la determinación de que ya sea que ganamos o perdemos, hemos aplicado la mejor apariencia de nosotros mismos a la tarea cerca.

Creo firmemente que el mejor y mayor momento de cualquier hombre, su logro más grande y su mayor satisfacción, es aquel momento sublime en que después de haber trabajado arduamente con todo su empuje, esfuerzo, dedicación y corazón a favor de una causa noble, se encuentra exhausto en el campo de batalla, “¡Victorioso!.

Cuanto más trabajas, más difícil es rendirse.

Sólo hay una manera de tener éxito, darlo todo. Yo lo hago y demando que mis jugadores hagan lo mismo.

Una vez que aprendes a rendirte, eso se convierte en un hábito.

Ganar es un hábito, por desgracia también lo es perder.

La practica no siempre hace la perfección pero si forja al maestro perfecto.

Los ganadores nunca abandonan y los perdedores nunca ganan.

Las personas que trabajan en equipo vencen, ya sea que vayan contra la defensa de un equipo de futbol o contra los problemas de la sociedad moderna.

El futbol es como la vida, se requiere de trabajo duro, sacrificio, perseverancia, abnegación, dedicación y fuerza de voluntad.

Los líderes no nacen, se hacen. Están hechos por el esfuerzo duro, que es el precio que todos nosotros debemos pagar para alcanzar cualquier meta que valga la pena.

Si no importa quien gana o pierde en el juego, ¿entonces por qué llevan la cuenta en el marcador?

No importa si te derriban, lo que importa es si te levantas.

La medida de lo que somos es lo que hacemos con lo que tenemos.

El que se esfuerza solo un poco, recibirá sólo un poco.

Tú no ganas a veces, tú no haces las cosas bien a veces, tú lo debes de hacer bien siempre, todo el tiempo.

Compromiso, Sacrificio y Fortaleza Mental.

La confianza es contagiosa, la falta de ella también.

Es esencial entender que las batallas se ganan primero en los corazones de los hombres.

La diferencia entre una persona exitosa y los otros, no es la falta de fortaleza ni de conocimiento, sino la falta de deseo.